Kawasaki Vulcan Tracker ‘Dethgrip’ by Icon 1000

De un tiempo a estar parte, todas las preparaciones que han pasado por los cientos de publicaciones, papel y web, del mundo han sido clásicas. Es decir, la base ha consistido en una moto añeja, de estética añeja o relativamente moderna para crear una pieza que recordase a los años 50 o 60. Icon 1000 ha cambiado el juego con la Dethgrip. Citamos a Samuel L. Jackson y a Travolta en Pulp Fiction: “¿Estamos contentos? Estamos contentos.”

Icons 1000, firma americana que marca la tendencia sobre dos ruedas, ha tomado una moto como punto de partida en absoluto común, una opción que apenas se ha contemplado nunca; una Kawasaki Vulcan 650 S de 2015.
La Vulcan es una cruiser custom japonesa eficiente y moderna, incluso civilizada. Por otro lado, su Mr. Hide, la Dethgrip, es oscura y desprende fuerza y energía. Dada su nueva geometría y estética jamás imaginarías la verdad debajo del negro mate. La Kawasaki ha logrado buena aceptación y se ha demostrado en números test rides su versatilidad y diversión al manillar. Sim embargo, no es la primera opción como donante para una dirt tracker tan radical.
Para ver sus posibilidades ya se encargaron Kurt Walter, director de diseño de Icon, y su equipo quienes fueron retados por Speed Merchant para crear un flat track. No fue tampoco tarea fácil, el equipo Icon asegura haber pasado horas infinitas de taller desmontando y rediseñando la cruiser para alcanzar todo su potencial.

Todo el cuerpo de la Dethgrip, excepto el tanque, es nuevo y hecho a mano a partir de planchas de metal. Un parte significativa del chasis desapareció y el basculante procede de una Ninja 650. El frontal lleva una horquilla estilo springer que monta dos amortiguadores Nitron Piggyback. Las llantas son dos delanteras de 19” Harley -Davidson CVO equipadas con neumáticos Maxxis DTR-1. Los frenos también han sido mejorados y ahora, además, monta escapes Akrapovic.
Con todas las modificaciones para lavarle el rostro a Jekyll, Icon tardó dos años en crear la Dethgrip; 12 meses para asentar la dirección de la construcción y crear la colección de ropa. El tiempo restante para acabar la moto y preparar el marketing.
El resultado final es una moto “massive fun, con muchos bajos y sorprendentemente competitiva incluso contra Sportsters 1200”, afirma Ernie Vigil, stunt rider probador de la construcción de Icon.

Texto: Enrique Alpuente

Imágenes: Icon 1000



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies