Yamaha R6 Classic Racer by Vintage Addiction Crew

Una moto moderna, con buenas suspensiones y frenos, con un motor potente y fiable, y, además, con una estética que enamora a los que gustan de lo clásico. Una combinación ideal dirigida a producir placer a raudales. El aullido que sale por el escape al comenzar la recta de meta es sobrecogedor. Según se acerca, comienzo a distinguir una silueta inesperada, no es la de una moderna moto japonesa, es algo mucho más añejo, con más sabor. A su paso por la tribuna, las sospechas se hacen realidad, y una máquina de aspecto genuinamente clásico deleita los ojos de los allí presentes. Esto no es un sueño, es la realidad que pone a nuestro alcance Vintage Addiction Crew, una empresa, radicada en Barcelona, que se dedica a crear estas bellas réplicas.

El afortunado propietario de nuestra protagonista buscaba algo más de emoción que la que le proporcionaba su Royal Enfield 400, y la casualidad quiso que una de las creaciones de Vintage Addiction estuviera en nuestro primer Oldies but Goldies. El flechazo fue inmediato, y, sin pensarlo dos veces, puso en manos del constructor una Yamaha R6 con la certeza de que el resultado sería extraordinario… Y así ha sido a tenor de las fotos que ilustran estas páginas. Como podéis ver, se ha querido hacer énfasis en las motos de carreras de antaño, aunque sin estridencias, elegante ante todo.

El diseño del carenado, con las aristas marcadas a conciencia, encajaba a la perfección con el depósito original. Las líneas rectas continúan en el colín de contenido tamaño, que, unido al pequeño piloto redondo, no puede dejar de recordarnos a las formas que lucían las máquinas de resistencia de los años 80. El trabajo de adaptación realizado en el carenado es magnífico, sus dimensiones cuadran perfectamente con el chasis de la R6, que pasa bastante desapercibido gracias a su acabado en negro mate.

Un faro redondo preside la parte delantera, escoltado por dos pequeños agujeros circulares fruto de la integración en el conjunto de las tomas de admisión. Una pieza triangular de aluminio, con el símbolo de Vintage Addiction, preside el cockpit y esconde parte de la araña que soporta la cúpula. La decoración final, obra de MaM Paint, tiene como base el color gris, con dorsales en fondo blanco y algunos detalles en naranja, como la aleta delantera, el borde del carenado y el contorno del dorsal frontal.

El uso que se le iba a dar a esta Classic Racer sería diario, de manera que se decidió no tocar el motor en busca de mantener una buena fiabilidad. Lo que sí ha cambiado, para adaptarse a un look más de circuito, es el sistema de escape. Este ha sido elaborado artesanalmente con fina chapa de acero inox, cortada con láser, curvada y soldada. Las formas del silencioso son muy similares a los que actualmente llevan las MotoGP, y supone un punto de modernidad dentro del restyling vintage.

El portamatrículas y el soporte de la tira de cuero que protege el depósito también se han fabricado en el taller de Vintage Addiction, en este caso, utilizando el aluminio como material base. El penúltimo toque de elegancia lo aporta el escueto sillín, tapizado en cuero marrón y colocado sobre una estructura trasera realizada ex profeso para esta moto. Sin duda, la elaboración de piezas propias ha sido una apuesta personal del constructor, una apuesta que augura un futuro prometedor.

Esta belleza y alguna más, en nuestro Número 17 de Revival Of The Machine.

Texto: Tony Soul
Fotos: @alex_gerlach



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies