BMW R Nine T Cafe Tracker by Roland Sands Design

La primera impresión que uno tiene al ver por primera vez las Café Tracker de Rolands Sands es que la R Nine T ha pasado por una liposucción muy severa. No es que la base original sea muy voluminosa pero aquí se ha echado el resto creando un gran contraste con el nada estrecho motor bóxer.

El punto más a favor es que se trata de una construcción de Roland. Eso quiere decir que no tenemos delante únicamente una cara bonita sino una auténtica máquina diseñada para la competición y la mejor performance posible.

El cliente lo tuvo claro desde un primer momento: “Estaba muy interesado en las board track así que mezclamos esa idea con un poco de sabor cafe racer para lograr algo intermedio”, cuenta Sands. “Esta R Nine T es una prima hermana de una Indian con la que trabajamos hace algún tiempo. En ambas coincide en cierto modo el tanque de gas, pero para la BMW se mantuvo una suspensión moderna y funcional al contrario que la Indian.

Para lograr esa estética tracker se instalaron un par de llantas Morris de 21”. Fue necesario modificar el frontal para que cupiera la rueda de gran diámetro. Después se suprimieron todas las piezas superfluas e innecesarias del chasis y se reconstruyó la trasera para que siguiera la línea de la carrocería.

La suspensión posterior es un mono amortiguador Öhlins TTX rear shock. El freno delantero ha sido descartado, como corresponde a una buena tracker, pero el trasero ha sido mejorado con un freno customizado Spiegler. Para mantener toda la potencia en el firme, la BMW monta unos Dunlop Elite 3.

El trabajo en la carrocería respecto al nuevo tanque, el colín, y los paneles laterales es obra Aaron Boss, jefe de fabricación de RSD. Muy llamativo es el tapón del depósito de Crafty B.

Mecánicamente la moto ha recibido una mano de limpieza. Quedó fuera el filtro de aire. Todos los entresijos poco elegantes electrónicos quedan ocultos bajo una caja escondida entre los paneles.

La tracker cuenta con un cambio de modo rápido para dar un empujón de potencia y un refrigerador CXRacing oculto para el aceite. Los colectores son unos dos-uno-dos de acero inoxidable acabados en unos megáfonos RSD.

Se trata de una 9NT muy ordenada y de ideas claras que sin exuberancias da en el clavo y siempre consigue mantenerse entre la elegancia y la calma que oculta la potencia de ese airhead.

“Es una concept tracker sin freno delantero, sin pata de cabra, luces y totalmente inconveniente para el uso diario. No obstante, es una BMW y no fallará jamás. Es un cañón en carretera con el que tienes que vigilarte el culo solo con freno trasero”, sentencia Roland.

Texto: Enrique Alpuente

Imágenes: Roland Sands Designs / Joseph Hitzelberger



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies