Por fin llega el día. Partimos hacia Biarritz con un objetivo claro: disfrutar. 1 500 kilómetros de reflexión, meditación y, a ratos, aburrimiento en las zonas de autovías interminables. Pero merece la pena sentir la moto, estrechar la relación con la máquina, tramar nuevos planes....

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies