Entrevista con Reinhard Klein: retratos de un rally

En el mundo de los rallies, Reinhard Klein es el fotógrafo con mayúsculas. Desde Revival Four Wheels, le hemos pedido que nos seleccione sus fotos favoritas y que nos conteste algunas preguntas breves pero muy interesantes…

1993 Safari Rallye, Kenya. Ian Duncan, Toyota Celica 4WD. Copyright:Reinhard Klein

Revival of the Machine: Reinhard, pregunta tópica, ¿cómo empezó todo? ¿Te gustaban antes los coches o la fotografía?

Reinhard Klein: Desde que era un joven de unos catorce años, allá por los 60, era un fan de los deportes del motor y en esos días lo único que podías hacer para conseguir información era esperar todos los meses a que saliese tu revista favorita. Es increíble pensar que en esos días nuestra demanda de información no estaba cubierta, estábamos desabastecidos, no como ahora; quizá por eso la fascinación por los viejos tiempos es tan intensa, buscamos ahora la satisfacción a la frustración de lo que no tuvimos.

1997 Indonesia Rallye. Tommi Mäkinen, Mitsubishi Lancer. Copyright:Reinhard Klein

Todo ocurría en nuestra imaginación. Hoy en día, hay de todo por todos lados pero nada permanece. Antes de cumplir dieciocho años, veía carreras, en Nürburgring, un par de veces al año mínimo; cuando me saqué el carnet, viajé a más carreras aún. En 1973, empecé a sacar fotos de las carreras a las que de todos modos iba, era muy divertido. En el 75, quise ver un rally y su entorno y era justo lo que quería. No soy de zoos, prefiero la naturaleza salvaje, por eso cambié de los circuitos a los rallies.

2007 East African Classic Safari Rallye. Richard Lloyd, Datsun 240Z. Copyright:Reinhard Klein

RM: ¿Cuándo te diste cuenta de que la fotografía y la competición eran lo tuyo?

RK: En 1977, fui a varios rallies del Mundial y también al Campeonato de Europa de Turismos, podríamos decir que ese fue el principio de todo.

RM: ¿Primera cámara? ¿Prefieres analógica o digital?

RK: La primera cámara, en 1970 más o menos, era de mi padre. Tenía dos objetivos, un gran angular y un teleobjetivo; en 1973, compré ya mi primer equipo, una Nikon.

1985 Rallye Monte Carlo. Bruno Saby, Peugeot 205T16, Gorge de Aiglun. Copyright: Reinhard Klein

RM: ¿Cuál fue tu primer rally?

RK: Mi primer rally fue Montecarlo 1975, fui como espectador. Llevaba cien marcos en el bolsillo cuando salí de casa y fui haciendo autostop a Montecarlo para ir a ver de noche el Col de Turini. Hice una foto que una revista alemana me compró por cuarenta marcos… así que todo el viaje me costó sesenta marcos. Podríamos decir que el negocio realmente empezó ahí.

RM: ¿Por qué los rallies y no la F1, por ejemplo?

RK: La F1 nunca me ha enganchado, es como un zoo, demasiada gente guay, es todo muy falso y muy aburrido para la fotografía. Cuando uno de mis clientes, Toyota, llegó a la F1, fui un par de veces para ver si me cambiaba de especialidad; la decisión fue fácil, los Grandes Premios nunca serían mi hogar.

1984 Portugal Rallye. Attilio Bettega, Lancia Rally 037. Copyright:Reinhard Klein

RM: ¿Piloto favorito?

RK: Piloto favorito… nunca he tenido un piloto favorito… y la actual generación de pilotos-relaciones públicas no me atrae nada. En cada rally, están rodeados de patrocinadores o mánagers y están ocupados toda la semana, no tienen tiempo de socializar. Hace años, tuve bastante contacto con Walter Röhrl, tenía una memoria visual espectacular e incluso le podías preguntar cuál era el mejor sitio para posicionarte y hacer fotos… También con Björn Waldegård, un tío muy llano, alguna vez ha venido a mis convocatorias de Slowly Sideways como piloto invitado.

RM: ¿Rally favorito?

RK: Mi rally favorito era el Safari Rally, en Kenia, por el país y por toda aquella naturaleza salvaje que nos rodeaba. Hoy en día, sigo yendo cada dos años a la East African Classic. Mi familia y yo también solemos ir de vacaciones a Kenia, he ido unas sesenta veces, lo puedo considerar mi segunda casa; al contrario de lo que la gente piensa, jamás he tenido el más mínimo problema y siempre he encontrado allí gente encantadora. Es siempre un viaje fantástico para tu espíritu, cuando vuelves a casa, tus valores respecto a la vida son distintos y creo que eso es muuuuuy importante en tu día a día.

1979 Rallye MOnte Carlo. Bjˆrn Waldegard, Ford Escort. Col de Turini. Copyright:Reinhard Klein

Mi rally actual favorito… Cualquiera que sea fotogénico, como el Montecarlo, Portugal, Córcega. Probablemente Cerdeña sea mi favorito, sí, el único que me da cierta sensación festiva…

RM: ¿Coche favorito?

RK: ¿Coche? Debe de ser el Stratos, su sonido, su aspecto. Estabas en un tramo y podías oír a cinco kilómetros de distancia cómo arrancaba y cada vez que aceleraba… Desde entonces, los coches son cada ver más rápidos, es una locura, pero son todos el mismo coche con diferente pintura. No ha habido ninguno que me haya vuelto a enganchar.

1993 Safari Rallye, Kenya. Ian Duncan, Toyota Celica 4WD. Copyright:Reinhard Klein

RM: ¿Cuál es tu foto preferida y por qué?

RK: ¿Foto favorita? ¡No tengo ninguna, hay muchas!

RM: ¿Peor momento en los rallies?

RK: Peor momento no tengo. Un par de veces me han llamado la atención por estar en sitios peligrosos donde no debía estar: en el 81, Markku Alén, en Finlandia, y en el 85, en Nueva Zelanda, Walter Röhrl… Quizá la muerte de Toivonen, sí. Estaba a unos pocos kilómetros de distancia y vi la columna de humo y que los coches dejaron de pasar, sabía que algo había pasado con el coche número 1. Supe de inmediato que había ocurrido algo grave y que los años de la inocencia en los rallies se habían ido para siempre.

RM: ¿Y el mejor?

RK: En los años 90, Toyota entendió la fascinación del Safari y de Kenia y cedió al equipo de rodaje y a mi un coche de competición con dos mecánicos. Los resultados se han podido ver durante años, en aquella época la forma de pensar era muy distinta, tenías que ser extremo, salvaje, intentar lo imposible, ir más allá de los límites. Algo así como la forma de pensar de Red Bull hoy en día, pero no solo pensando en la velocidad, había personalidad. Acabo de volver de Córcega y hablan de un tramo de cincuenta y tres kilómetros como algo excepcional, cuando hace años había tramos de ciento veinte kilómetros de noche con coches sin dirección asistida…

2001 Catalunya Rallye. Carlos Sainz, Ford Focus. Copyright: Reinhard Klein

RM: ¿Has hecho amigos en las carreras? Amigos de verdad…

RK: Sí, algunos en Kenia, en el Reino Unido y, sobre todo, con Helmut Deimel, un cámara con el que he viajado mucho en los 80 y todavía colaboro. Tengo la suerte de que a mi mujer le gustan los rallies, viaja conmigo y lo disfruta.

RM: ¿Los buenos viejos tiempos o los actuales?

RK: Hoy en día, todo es distinto, la forma de pensar actual es muy pobre; lo puedes ver con el reglamento, cuanto más amplio es el reglamento, menos espacio hay para el criterio, las ideas. Antes era un deporte en el que probar coches y pilotos por encima de los límites, ahora no queda nada de eso. Los coches de ahora vuelan a pocos centímetros del suelo en tramos cortos de asfalto perfecto, parecen coches del DTM. Los pilotos se pasan el día en el parque cerrado haciendo actos de relaciones públicas o sesiones de fotos programadas, antes hacíamos fiestas, estábamos todos juntos. Se ha convertido todo en un negocio. Exceptuando el “estilo” de Red Bull, no hay fascinación, magia, solo cuentan los resultados y la perfección de la carrera. Los promotores quieren algo que parezca extremo, pero luego son los primeros en prohibirlo.

1996 Acropolis Rallye Greece. Carlos Sainz/Luis Moya, Ford Escort. Copyright:Reinhard Klein

RM: ¿Cómo surgió la idea de Slowly Sideways?

RK: Slowly Sideways se creó en 1992. Compré un Metro 6R4 como recuerdo de aquella época tan bonita (un Stratos era muy caro), pero ¿qué podía hacer con él? Pensé que había que hacer algo que mostrase la historia de nuestro deporte y hubo varios organizadores que quisieron unirnos a sus eventos como exhibición. Desde entonces, la idea ha crecido pero seguimos eligiendo cuidadosamente los coches que pueden participar; tienen que ser idénticos o muy parecidos a los coches de su año, no pueden llevar patrocinadores actuales.

Por desgracia, y al contrario de las carreras en circuito, el ambiente de los rallies no trata muy bien a su legado y a sus mitos. Hay muchas rallies con coches clásicos, pero realmente no lo son, son coches antiguos llenos de tecnología moderna. Nosotros queremos que los coches se mantengan como eran, con sus defectos; podríamos hacer que fuesen más rápidos, pero queremos que sigan teniendo sus amortiguadores Bilstein originales, por ejemplo, y no unos modernos de mejor rendimiento.

1999 Finland Rallye. Carlos Sainz, Toyota Corolla WRC. Copyright: Reinhard Klein

RM: Sabemos que tienes un coche de Grupo B… ¿Por qué elegiste el Metro?

RK: Era el único Grupo B “gordo” que me podía permitir. He reducido un poco su potencia, de 400 CV a 330 CV, para que sea más fiable, y ya hemos hecho unos 100 rallies con él; pero siempre carreras de show sin la presión del cronómetro. El comportamiento del Metro es un poco caprichoso, así que es mejor no llevarlo al límite. Mi mujer tiene también su propio coche, un Ford Escort que pilotó Vic Preston en el Safari de 1977. Somos una familia un poco trastornada…

1999 Rallye Monte Carlo. Col de Turini. Copyright:Reinhard Klein

RM: ¿Grupo B forever?

RK: Group B forever. No había límites y fueron años muy locos hasta que todo perdió el control. Fue un gran error de la FIA prohibir el Grupo B, hubiese sido mejor hacer los coches más seguros y, sobre todo, incrementar la seguridad del público. De todos modos, después del Grupo B, la FIA hizo muy poco por la seguridad de los espectadores, un gesto muy miserable por parte de Mr Balestre.

RM: Tus libros sobre rallies son los más cotizados entre los aficionados… ¿Te sorprende?

RK: Me gustan los libros y, como era muy difícil encontrar un editor, decidí hacerlos por mí mismo. Hoy en día, sigo haciéndolos y estoy realmente feliz de que mis hijos, Daniel y Sebastian, los hagan conmigo. Alguien tiene que hacer esos libros, ¿por qué no nosotros? Hay más en camino…

Reinhard Klein, 2007

Texto: Redacción
Fotos: Reinhard Klein

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies