GORI-DE-PALMA-1%

Gori de Palma: transgresor e innovador

La moda puede transmitir sentimientos, emociones, creencias e incluso reivindicaciones. El diseñador mallorquín, Gori de Palma, en su búsqueda constante de nuevos conceptos y formas de expresión, envía mensajes directos al mundo con sus creaciones transgresoras, ya sean sobre la pasarela o sobre dos ruedas

Desde que era muy joven, Gregorio Fernández Romero trabajaba en la carpintería naval, restaurando barcos antiguos. Después fue el turno de las motos y los coches clásicos. Su interés por la moda no llega hasta hace poco más de diez años, cuando decide dar un giro total a su vida, tras la muerte de su padre, e instalarse en Barcelona para estudiar moda y sastrería.

foto-CRISTIAN-DI-STEFANO-1

“Gori de Palma fue un proyecto que empezó siendo un sueño individual, después de terminar los estudios y tras ganar varios premios nacionales de moda, me planteé salir al mercado con un pequeño local en el Borne donde desarrollar mis inquietudes. Allí fue donde conocí a René, una maravillosa persona que en ese momento estaba vinculado al comité de selección de Pasarela Gaudí y me animó a que me presentara”. Pero Gori de Palma nunca se presentó. Pasado un tiempo fue el mismo René el que se presentó en su estudio con el comité de selección… Y lo demás es historia.

Hasta que no comenzó a estudiar, Gori no tenía cultura de moda, al menos en lo que respecta al conocimiento e historia. “Más que la moda en sí, me interesa la creación, el proceso creativo, la reconstrucción, los materiales y, sin duda, la satisfacción del trabajo bien hecho. Esos son los valores que he compartido siempre en todas mis profesiones”. Una de las primeras cosas que hizo cuando terminó sus estudios de moda fue restaurar su colección de prendas antiguas, repleta de chaquetas militares y prendas de cuero usadas. Las cazadoras de cuero vintage son sus prendas fetiche.

foto-GORI-DE-PALMA-1%-15

Gori de Palma se define a sí mismo como “un macarra de ceñido pantalón, pandillero tatuado y suburbial” en cuyo armario no pueden faltar unos botines de tacón cubano. Aunque su diseñador preferido es Jun Takahashi, de Undercover, no se siente influido por nadie. Para crear sus prendas, Gori adopta los valores estéticos que trascienden. Le atraen las culturas, subculturas y, sin lugar a dudas, ciertos movimientos musicales son una fuente constante de inspiración en sus ideas sobre moda. New wave, punk, pospunk, etc. “Todas mis colecciones beben de la música de alguna manera, hasta el punto de que un par de ellas llevan el título de alguna canción”. Nick Cave es una de sus principales referencias.

El negro siempre es el protagonista de sus colecciones, en todas sus gamas cromáticas. “Para mí es un reto analizar las infinitas connotaciones de ese color. El negro transmite esa seriedad y autoridad que busco en mis creaciones, moda o motocicletas. Además, el negro es el color de la rebeldía, de la dominación, el color del puto rock and roll; el negro representa las experiencias peligrosas. Al final, el negro, más que un color, se ha convertido en mi estado de ánimo”.

Retrato-JakkPinto-1

Solo de forma circunstancial, ha presentado una colección en la que el color blanco era coprotagonista, bautizada como Witch House e inspirada en el espiritismo. Las prendas giraban en torno a la dualidad blanco/negro, donde el negro representaba el mundo de los vivos y el blanco, el de los espíritus. A Gori le interesan los grupos minoritarios, que se mantienen al margen de lo establecido y buscan su propia identidad. “El verdadero público underground está a mil millas de un look estereotipado. Son los que crean la moda, los que ante todo tienen su propio discurso personal. Ese es el público que amo”.

Quizá por eso una de las colecciones que mejor transmite los valores de Gori de Palma sea la que bautizó como 1 %, una propuesta para la colección AW11/12 que reflexionaba sobre la importancia de los valores estéticos en los grupos disidentes.

“Fue un estudio sociológico sobre esas manifestaciones del gusto que no tienen ninguna continuidad histórica, ya que no surgen de ningún estilo anterior ni tampoco se desarrollan a partir de él, ni tan siquiera forman parte de ningún proceso social regulador”. La moda está representada en nuestros tiempos por la expresión del gusto colectivo. Pero no solo se transmite a través de la manipulación consumista, sino que son los grupos disidentes los que efectivamente crean la moda, porque su mensaje se mantiene siempre en el contexto de la no adhesión.

“La colección 1 % giraba alrededor de la cultura rider, surgida en 1947 a raíz de cierta alarma social por unos altercados provocados por motoristas en una concentración. La AMA (American Motorcycle Asociation) intentó explicar que solamente el 1 % de los motoristas que acudieron provocaron los altercados”. Ahí nació el mito de las bandas fuera de la ley. “Pero el 1 % es mucho más que eso, supone la pertenencia a una minoría, ensalza un especial sentido de diversión, de camaradería, de solidaridad y de insumisión. Representa un símbolo de libertad”.

GORI-1%

Además de crear prendas de ropa, Gori de Palma también customiza motos. “Es una pasión que heredé de mi padre, que es el que me enseñó. Desde pequeño siempre he trasteado con ellas, lo único que cambia ahora es que lo he convertido en un medio de vida y lo hago para otros con el mismo amor que hacía las mías”. Pese a que asegura no tener un estilo definido, lo cierto es que, al igual que hace con sus colecciones de moda, realiza las motos con estilo y mucho carácter. Tampoco en esto tiene influencias, pero reconoce que el trabajo de Shinya Kimura le atrae poderosamente.

“Mi primera creación como De Palma Cycles, la Honda 01, es una moto que marcó un antes y después. Pero mi favorita siempre es la próxima, me gusta decir que vales tanto como tu próximo proyecto. Lo pasado pasado está. Se ha diseñado, se ha creado, se ha mostrado y se ha vendido, y como tal siempre se podría haber hecho mejor, no hay razón alguna para estar orgulloso”. Por eso solo se obsesiona con su proyecto actual, “la moto que está por venir, la que más me cuesta desarrollar, la que me obliga a superarme, la que más me emociona”.

fotos-CRISTIAN-DI-STEFANO-1

Para Gori de Palma diseñar ropa o crear motos es la misma cosa. Todo se resume en afrontar nuevos retos. “Trato de hacerme preguntas para superar mis propios hábitos y prejuicios. Intento concebir cada nuevo proyecto, sea moda o motocicletas, como una prueba de estilo”. Hacer lo que quiere y como quiere, esa es su mayor motivación.

Recientemente ha creado un taller de confección de cuero. “Básicamente, la idea es realizar cazadoras de cuero a medida y personalizadas a gusto del cliente, que es la esencia de mi marca. Lo más singular es que también las realizamos a partir de cazadoras vintage, es otra opción. Compramos cazadoras de los 70 y 80, envejecidas de modo natural, las desmontamos por completo, cambiamos forro, cremalleras y las cortamos a la media del cliente, para confeccionarlas de nuevo. El resultado es algo verdaderamente único: devolver a la vida la historia de una prenda singular”.

En breve lanzará una marca nueva, para la que está creando una colección de cazadoras de cuero muy particulares. “Son réplicas de modelos míticos, pero con un nuevo patronaje totalmente actualizado. Desde el clásico modelo de BUCO de los 50 hasta la MONZA de los 70”.

Sin duda, Gori de Palma es un hombre extremadamente sensible y lleno de creatividad, que ha conseguido valerse por sí mismo y realizar la gran totalidad de sus pasiones. “Hay otras vidas mejores, pero son más caras”.

Texto: Noah Brat

Fotos: Cristian Di Stefano, Jakk Pinto, Marta Rodríguez



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR