Oldies but Goldies: La Crónica

En Revival of the Machine quisimos rendir homenaje al preparador de motos poniéndonos en su piel y creando de forma artesanal nuestra propia bestia. La primera de muchas que vendrán. Nos hicimos con material de primera calidad… y fuimos hasta el final. Esto es Oldies But Goldies.

Esta revista siempre se ha preciado de saber captar los detalles, esas pequeñas gotas que dan su fragancia a la Vida. Por ello, concebimos Oldies but Goldies, nuestra primera Vintage Bike Expo, de forma que en ella concatenasen el arte, la moda y la gastronomía, pero, sobre todo, el motor. Este evento ha sido un homenaje a los constructores de toda España, los que vinieron y los que no pudieron hacerlo. Sentidas en las carnes las lluvias en los días posteriores a la exposición, tenemos una cosa clara: “Dios es motero y vino al Oldies”.

El plan era sencillo: reunir a los mejores en sus respectivos campos para dotarles de 3.500 metros cuadrados, un espacio privilegiado en el que poder mostrar su obra al mundo. Por un solo día, el emblemático Museo del Ferrocarril de Madrid, ciudad equidistante para hacer la fiesta accesible a todos, acogió a los 3.000 amantes del motor, incondicionales que no quisieron perderse nuestro evento debut para sentir la emoción de contemplar la Inspiración inspiración en directo.

La idea era crear algo vivo, algo que palpitase entre vuestras manos. Así, os brindamos la oportunidad de palpar las casi 120 motos que estuvieron presentes. Ninguno pudo ignorar la llamada del equipo Revival: Harley-Davidson, Ducati Scrambler, Triumph, Yamaha, BMW, Mash y Royal Enfield emplazaron en el Museo sus mejores preparaciones y sus nuevos ases para el próximo 2017. Además de todas las creaciones de los constructores.

Decidimos que fueran estos, los mismos preparadores, los que reconocieran el valor del trabajo de sus compañeros. Cada uno de ellos votó a aquella motocicleta que, en su opinión, mejor captaba la esencia del rollo custom. Premiadas con un trofeo recién salido de los hornos de Valtorón y diseñado por Theo Suja, director de Arte de Revival of the Machine, las galardonadas fueron las Harley-Davidson de Old Custom Flames y Greasy Bobber y la BMW de Pan Speed Shop. Hay que admitir que fue una competición muy reñida en la que todos fueron obsequiados con un recuerdo de esta primera edición de Oldies but Goldies, fabricado por el mismo Theo con polvo de mármol en nuestra redacción.PRUEBA PSICOTECNICA BOMBEROS DE GRAN CANARIA. C150916

Pasear por el Museo y disfrutar de la energía en el concierto de Royal Crows y el acústico de Roni Di Capo e Isaac González dieron paso al hambre. Necesidad que supieron satisfacer a la perfección la BBQ de Dame la brasa, los Food Trucks de La Felipa, que con sus postres endulzaron la exposición, y La Virgen, acompañado por su cervezaartesanal y el exclusivo bourbon de Bulleit.

Llegó la tarde y nos preparamos para ofrecer uno de esos detalles tan especiales de los que hablábamos, el momento “pinta tu chupa”. Theo y Marcos Montoya ofrecieron sus servicios, de forma gratuita, a todo aquel que quiso dar un toque especial a su chaqueta. Cuero o tela vaquera, todas pasaron por los pinceles de estos dos estoicos artistas que dedicaron ocho largas horas a la titánica tarea de plasmar los osos, lobos, barcos y calaveras diseñados por Marcos, y algunos aportados por los interesados, en cerca de una docena de chupas. El resultado y la satisfacción de los donantes de estos abrigos, lienzos por una tarde, lo dicen todo.

PRUEBA PSICOTECNICA BOMBEROS DE GRAN CANARIA. C150916Mientras esta labor tuvo lugar, Harley-Davidson y Triumph tampoco perdieron el tiempo. Los de Milwaukee tuvieron a bien sacar partido al tanque de uno de sus modelos para disfrute de los caminantes que frecuentaron su stand. En concreto, fue el de una Forty-Eight el elegido para llevar a cabo una customización en vivo; los amigos de Artenruta emplearon sus pigmentos para dar alegría a este depósito que acabó con los colores del concesionario de Makinostra y el emblema de la empresa centenaria.

Por su parte, los de Hinckley dedicaron la jornada a un arte tan sustancial como es el de la tapicería, esos artesanos hoy tan necesarios para las dos ruedas. Seamos sinceros, puedes hacer la modificación que más te apetezca y pintar tu motocicleta como te plazca, pero sin el estilo, el color y la calidad adecuada de un buen asiento tu moto no vale nada. ¿Qué sería de una Cafe Racer sin la cobertura del colín o de una Brat Style sin el asiento plano? Sería de todo menos una Cafe Racer o una Brat.

El sol comenzó a caer y las bombillas a resplandecer sobre las motos alojadas dentro de la nave industrial. No hizo falta prestar demasiada atención para darse cuenta de que esa luz irradiaba a algo más que los hierros sobre dos img_20161015_200438ruedas. En el interior del recinto, la música en vivo creó una atmósfera cálida y confortable para las obras fotográficas, óleos y acrílicos que allí se expusieron, piezas diversas de muchos artistas, como Ray Hill, Von Palami, Óscar Montanchez, Bobber Cult, Luciano Sánchez, Dave Über Alles, Jesús Curiá, Antonio Merinero, CepasMad, Manu Campa, Kristina Fender, Íñigo Echenique, Susana Campo y Aitor Cosin; piezas a la vista y al alcance de los visitantes, ya que pudieron adquirir aquellas que les capturase el espíritu. Retazos de este primer Oldies que llevarse al hogar.

No todo el arte se realizó dentro del hangar. Aerógrafo en mano, Ray Hill dedicó sus buenas horas a cristalizar suparticular visión de la mítica revista Life. Para su portada personal, el artista nos regaló a un imponente Steve McQueen, quien se ganara el apodo The King of Cool cuando se nos quedaron grabadas en la memoria sus interpretaciones en La gran evasión (1963) y Bullitt (1968).

El cierre del evento quedó en las capaces manos de James Room & Weird Antiqua junto a Keep a Rockin’. Los contoneos, carreras entre el público y los chascarrillos made in the 50’s and 60’s del cantante de esta última banda pusieron el broche de oro final a esta cita dentro del Museo.

Para los más escépticos, aseguramos que este no fue el final de Oldies but Goldies. Toda la adrenalina se trasladó a la sala Nubel, en el Museo Reina Sofía, donde los asistentes del evento disfrutaron de esta guinda en tan selecta ubicación.

No deberíamos dejar de hablar de Oldies but Goldies sin dedicar unas líneas a todos los que asististeis al evento, a los que nos leen cada mes y a aquellos que lo han hecho posible: Harley-Davidson Capital y Makinostra, Triumph, BMW Motorrad, Bell & Ross, Yamaha, Pan Speed Shop, Deus Ex Machina, Barbour International, Zenith, Bulleit Bourbon, Scrambler Ducati, Cervezas La Virgen, TW Steel, Mash, Kytone, Bonneville, Metal Yeah! y Royal Enfield.

Intro: Noah Brat

Texto: Enrique Alpuente

Imágenes: Juan Carlos Alonso/Marina Romero



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR