Triumph Tiger de 1955 by Unique Cycle Work: Arrabbiata

El taller italiano Unique Cycle Work lleva desde 2012 realizando preparaciones sobre bases clásicas, bebiendo de la inspiración que aportan las carreras, pero siempre enfocándolo desde un punto de vista divertido y lúdico, menos encorsetado y riguroso que si pretendieran hacer auténticas “réplicas”. Su último proyecto toma como base una Triumph Tiger, de 1955, a la que se le ha dado un completo lavado de cara hasta llegar a ser una preciosa moto que hará girar la cabeza a más de uno.

Durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se podían ver numerosas motos europeas batiéndose el cobre en los óvalos de ceniza y tierra en el país del Tío Sam. Entre ellas, destacaban las Triumph gracias a sus buenos chasis y a los competitivos motores bicilíndricos en paralelo. Tomando esta idea como objetivo, se despojó a la Tiger de toda su ropa, se recortaron aquellas partes del chasis que ya no iban a ser útiles y se montaron unos struts regulables en lugar de los amortiguadores traseros.

Y ya que hablamos de ropa, vamos a entrar en el aspecto más interesante de esta moto, su carrocería y la decoración. El depósito procede de un pequeño ciclomotor clásico y está unido al bastidor por su parte delantera con una cinta de cuero. El tapón cromado, también de estilo clásico, corona su parte superior y en sus laterales lleva escrito el nombre de la moto “Arrabbiata”, una palabra italiana que, en este caso, se traduce como “picante”. La aleta trasera hace las veces de portanúmeros, con un dorsal pintado sobre ella en un claro guiño a las carreras.

El depósito de aceite ha dejado su oscuro papel de comparsa para convertirse en auténtico protagonista gracias a la inscripción que lleva en su parte derecha: “Las vibraciones de este motor pueden llegar a causar orgasmos”. Una frase con un punto de humor, pero que hace reflexionar sobre las sensaciones que proporciona una moto antigua. Este elemento está pintado con un clásico esquema en negro y crema con algunos detalles en rojo. El tanque de gasolina también está decorado con los mismos tonos e incluye un fileteado en rojo.

Este color se extiende a lo largo de toda la moto, haciéndola no solo atractiva, sino muy llamativa. Todos los cables eléctricos y los tubos del aceite son rojos, al igual que el pequeño depósito en el que se acumulan los vapores de aceite del motor, los puños y los aros de las llantas de radios. Por cierto, las ruedas se apuntan al criterio retro y montan neumáticos Avon de perfil cuadrado, mientras que ambos frenos son de tambor, el delantero con un diámetro considerable.

La lluvia de detalles originales continúa con un velocímetro redondo colocado justo delante del escueto asiento —prácticamente no tiene espumado—, y con un sistema conectado al piloto que hace que el motor se detenga en caso de caída. El contrapunto a todo el colorido lo ponen los escapes cromados y las botellas de la horquilla pulidas. Para finalizar, me quedo con el grabado realizado sobre la tapa izquierda del cárter, en el que se ve el anagrama de Unique Cycle Work.

Texto: Tony Soul
Fotos: Paolo Grana



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies