Vintage Electric rechaza la obsolescencia

La empresa californiana Vintage electric es la responsable de estas bellezas de dos ruedas. Para estos visionarios su labor va más allá de construir motocicletas. Se asientan sobre los valores de la vieja escuela americana y los combinan con la tecnología más avanzada. Su propósito es ofrecer productos artesanales de la más alta calidad y, a ser posible, que sean eternos. Rechazan de plano la obsolescencia programada y por ello ponen tanto esmero en sus creaciones.

La vintage electric tracker bicycle es uno de sus modelos más llamativos. Se trata de una motocicleta retro que pretende recrear el look clásico de las board track racer de los años 20. Las motos ligeras que empleaban en las carreras sobre pista de tablones de la época. Pero la han reconvertido en un objeto de lujo con las mejores prestaciones.

Cuenta con un motor eléctrico de 3000 vatios de potencia que cuenta con una batería de litio de 52 voltios que le otorgan hasta 58 km de autonomía. Con una carga de dos horas. Todo ello escondido bajo una caja de aluminio que simula el motor del modelo original en V.

El cuadro de la motocicleta también es de aluminio ligero, está hecho a mano y sigue al pie de la letra la estética old school de 1915. Se reproduce todo al más mínimo detalle; el asiento es un sillín de cuero Brooks con muelles, la amortiguación típica de esa década para proteger las posaderas del piloto. También mantiene la cadena de transmisión original más propia de una bicicleta actual (pedales incluidos).

Todos esos pequeños detalles consiguen transportarnos a principios de siglo. Los manillares de cuero, el guardabarros traseros, el faro… Pero los de Vintage electric no solo querían una moto bonita, también querían que fuese útil y segura. Por eso las ruedas están hechas con uno de los materiales más resistentes del mercado: KevlarGuard. Los discos de freno son regenerativos de Shimano, marca líder de frenos de bicicleta que permiten recargar la batería a la vez que se aminora la marcha de forma suave.

La totalidad de esta vintage electric tracker bicycle está diseñada para ser usable y autosuficiente, de manera que pueda perdurar en el tiempo. Eso sí, solo alcanza los 32 km/h en el modo carretera y los 58 km/h en su versión para carreras… puede parecer poco, pero en sus tiempos eran las más veloces. Y, de todas formas, para disfrutar de estas obras de arte tampoco hace falta correr.

Texto: Diego Sánchez

Fotos: Vintage Electric

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies