Expresso by Workers Motorcycle

Los eventos dedicados al mundo de la customización son el lugar perfecto para encontrar máquinas tan especiales como la Expresso. Una cautivadora mezcla de Cafe Racer y moto de carreras, lista para luchar en cualquier calle o contra el tiempo en el lago salado de Bonneville. Sin duda, un extraño cruce que da lugar a una máquina de aspecto fuera de lo normal, pero con un indudable atractivo.

Expresso by Workers Motorcycle

Muchas horas de trabajo ha debido emplear su creador, Edouard Monceaux, hasta conseguir el magnífico aspecto que luce esta moto, una máquina donde los principales elementos que le dan personalidad han sido fabricados a mano. El carenado, el depósito y el colín son el mejor ejemplo, estas tres piezas se conformaron a base de martillo y curvadora, la conocida “rueda inglesa”, a partir de láminas planas. La ausencia de pintura le da cierto aspecto industrial al conjunto, que irá envejeciendo de manera natural.

Expresso by Workers Motorcycle

La arriesgada elección de una Harley-Davidson como punto de partida ha obligado a realizar un gran número de modificaciones en el bastidor. Adaptar un basculante de Suzuki GSX-R en un Softail no resulta una tarea fácil, pero se ha llevado a cabo con eficacia. Por cierto, el trabajo de grabado de esta pieza es asombroso, rozando lo barroco, y suma otro buen puñado de horas de trabajo. El subchasis se ha reducido a la mínima expresión y sorprende que pueda dar cabida al colín —con el depósito de aceite en su interior—, el asiento y el anclaje superior del amortiguador.

Expresso by Workers Motorcycle

La parte delantera también ha sido “hormonada”, y el cambio es brutal, porque pasar de una Springer a una horquilla invertida de Kawasaki ZXR no es algo que se vea todos los días. En el proceso, ha sido necesario hasta elaborar un nuevo conjunto de tijas, ¿vais contando el tiempo invertido? Las potentes suspensiones había que aprovecharlas, así que decidieron montar unas ruedas de 70 radios, la trasera con un ancho suficiente para dar cabida a un buen “donut”, mientras que la delantera, de mayor diámetro, se conforma con un neumático mucho más discreto.

Expresso by Workers Motorcycle

Piezas como el escape, que habitualmente se compran a fabricantes de accesorios especiales, se han fabricado en Workers Motorcycles. La idea era que la línea quedara lo más “limpia” posible, con lo que la salida de los silenciosos bajo el colín parecía ser la solución idónea. Como veis en las fotos, el efecto se ha conseguido a cambio de complicar el recorrido de unos colectores rematados por una pareja de impecables silenciosos en acero inoxidable. Todo un ejemplo de recursos y buenas manos.

Expresso by Workers Motorcycle

La adopción de una rueda trasera más ancha ha obligado a modificar la transmisión primaria, desplazándola casi 80 mm hacia el exterior, permitiendo así que la cadena no roce el neumático. Dadas las cualidades deportivas que se le querían dar a la Expresso, se “tocaron” algunas partes vitales del motor. El sistema de encendido, el carburador y los árboles de levas han sido sustituidos por elementos aftermarket, mejorando notablemente sus prestaciones… Justo lo que le faltaba para convertirse en una máquina irresistible. Lo mejor será que cierre los ojos y trate de olvidarme de ella.

Texto: Tony Soul

Imágenes: Diego Bermúdez



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies