Bikes around the world… A la conquista de Portugal. Ducati Scrambler 1100.

Revival of the Machine fue invitada a la presentación de la nueva Ducati Scrambler 1100 en Lisboa, Portugal. Vamos a ver cómo fue la experiencia.

El pasado 23 de marzo nos marchamos a Lisboa para ver y probar la nueva y renovada Scrambler 1100 de Ducati. El lugar elegido, por el equipo de diseño de este nuevo concepto de moto, fue Lisboa, y sus alrededores. Acostumbrados a usar las carreteras españolas para este tipo de pruebas, esta vez tuvimos que cruzar la península.

Nada más llegar a la ciudad, donde desemboca el Tajo, pudimos disfrutar de un fantástico paseo por el centro histórico en tranvía, con una parada en la tranquila plaza de São Nicolau. Desde allí pudimos admirar la impresionante presencia del Puente del 25 de Abril, que rememora la fecha de la conocida Revolución de los Claveles, cuando, en 1974, fue derrocado el régimen que torturaba al país desde 1926.

Actualmente, esta fecha tan señalada se recuerda con una gran fiesta y con un desfile. Se decoran antiguas tanquetas militares con flores y carteles de paz a modo de agradecimiento para los militares que, tras un golpe de Estado, derrocaron la dictadura salazarista y dieron la libertad y la democracia al país.

Por esas calles, llenas de adoquines y raíles —conservados con mimo—, nos desplazamos hasta una de las estaciones —reconvertida por partes en espacios lúdicos— donde se lleva a cabo la presentación del nuevo diseño de Scrambler por parte del equipo (a día de hoy, una subdivisión de Ducati).

Este joven y emprendedor equipo nos contó las potentes novedades de la 1100, la que cierra el círculo. Y decimos que se cierra porque al antiguo modelo Scrambler de Ducati, nacido con una cilindrada de 250 cc en 1968, le precedieron dos modelos más en 350 cc y 450 cc. Igual sucede con las actuales, podemos encontrar la 400 cc, la 800 cc y, ahora por fin, la 1100. Siguiendo la lógica heritage de esos tres míticos modelos.

Siendo esas tres antiguas motos bastante parecidas, no pasa lo mismo con los tres modelos recientes y esa diferencia se acentúa mucho más en su última versión. La 1100 ha sufrido un rediseño total, pero conservando el aire de sus hermanas y de sus abuelas. Con un nuevo tamaño: más larga, más alta, más robusta, más macho. Con unos vigorosos 86 CV y con un gran aporte de electrónica.

Disponemos de un control de tracción de renovada factura y un novedoso cornering ABS, que detecta la inclinación de la moto y actúa en consecuencia. Sumándole tres modos de potencia, tendremos una moto de aspecto clásico, pero con las novedades que el mercado demanda. Posee detalles como un conector USB bajo el asiento y la posibilidad de conectar nuestro dispositivo móvil vía Bluetooth, para gestionar llamadas y música desde la pantalla de nuestro completo marcador.

Una vez en ruta por las bucólicas carreteras de los alrededores de Lisboa, la nueva Scrambler se siente aplomada al suelo a un nivel sorprendente, su ancho manillar nos permite una posición cómoda y hace la moto manejable. No siendo un modelo supersport, su potenciado par y su nueva potencia nos dan la ración suficiente de diversión para que enlacemos curva tras curva con una sonrisa escondida dentro del casco.

Las suspensiones, de tarado rígido, y unos neumáticos mixtos nos permiten fliparnos si queremos abrir el mango un poco más de lo normal. Y así lo hicimos. Puedo decir que, tras pasar por asfaltos mojados, la moto no me transmitió ni un solo “raro” en ningún momento.

La unidad que probamos fue la Special, que cuenta con una serie de piezas de aluminio que decoran la moto y unas preciosas llantas de radios —y un dato a tener en cuenta… es una moto en la que solo podemos encontrar cinco piezas de plástico—. Aparte, tenemos también la Standard y la versión Sport. Esta con suspensiones Öhlins, pintada entera en negro con ribetes anaranjados en el depósito. Contundente versión que nos quedamos con las ganas de probar.

Desde aquí, queremos agradecer el extremo cuidado que tuvo el staff de Scrambler con la prensa. Fue un verdadero placer poder intercambiar impresiones con el diseñador y el ingeniero que han remodelado una de las motos con más ventas en su sector —desde 2015, un total de 46 000 unidades—. Agradecimientos especiales también a R2 Store Barcelona, que nos cedió un casco Nexx para la ocasión, y a Fuel Bespoke Motorcycles, que nos prestó una chaqueta Fuel Dirt Track Jacket.