Dúo vanguardista de BMW by IMPULS

La visión de dos artistas sobre un mismo objeto resulta una propuesta muy atrayente para cualquier mente inquieta. El desenlace, completamente alejado uno del otro, no hace sino enriquecer su atractivo. La gente de Impuls tomó este reto como suyo y, con la inestimable colaboración de los artistas Fabian Gatermann y Matthias Edlinger, ha conseguido crear dos icónicas obras de arte partiendo de la ya clásica BMW K100.

moto-bmw-Impuls-K101

Desde la primera mirada, la moto, parida por Fabian Gatermann, refleja minimalismo,sencillez de líneas y cierta rectitud. La sorprendente iteración de polígonos sobre el pequeño colín y el tanque de gasolina es signo inequívoco de la linealidad que ha querido expresar el artista.

El fondo blanco de la escueta carrocería juega con el negro mate riguroso que reina en el basculante, chasis, motor, horquilla y mandos. Por otra parte, las llantas, pintadas en azul eléctrico, son un claro guiño a las hélices del emblema de la marca bávara.

moto-bmw-Impuls-K101_2

La K101, diseñada por Edlinger, posee un estilo bien distinto, reflejando su irónica interpretación sobre lo que debería ser la estética de una moto personalizada. Y lo hace a base de utilizar una serie de imágenes “deconstruidas”, creando un collage sorprendente, donde se puede ver una cabeza de caballo o una mujer sentada en el suelo junto a otras formas totalmente irreconocibles, que aportan color a la creación.

Depósito y colín están decorados con esa mezcla heterogénea de imágenes, mientras que las llantas han sufrido otra curiosa transformación, mutando en un símil de embalaje de cartón. Sí, como lo habéis oído, el conseguido efecto hace que la estética real parezca escondida tras un amasijo de papel marrón.

impuls_k101_moto_colin

Desde luego, no se puede decir que no sea original. Nuevamente, el contraste lo hayamos en las piezas que hacen funcionar la moto -propulsor, chasis y suspensiones-, en negro para no distraer la atención. Un bonito detalle es el mensaje “Alive” en la tapa de la culata, toda una declaración de principios.

Como ya os habréis dado cuenta, básicamente son las ruedas y la decoración lo que distingue ambas motos, siendo el resto completamente igual. Esta preparación compartida consiste en un cuidado trabajo de “recorta y suelda” sobre la parte trasera del chasis, aligerando la visual y, de paso, la báscula.

El basculante ha sido donado por una BMW K1100, se sujeta mediante un amortiguador Wilbers y su tecnología Paralever dota a la transmisión por cardán de un funcionamiento mucho más humano. Uniendo basculante y bloque motor se encuentra una caja de cambios también procedente de una K1100.

Mientras, el sistema de frenado recolecta piezas provenientes de otros modelos de BMW, e incluso de una Ducati ST4, conformando un equipo anárquico pero efectivo.

impuls_k101_pun?o_moto

Una vez que consigues distraer la mirada de sus curradas decoraciones, te percatas de la cantidad de piezas construidas específicamente para esta K101. La caja del filtro del aire y de la batería, los soportes del faro y la matrícula…, hasta el bonito tubo de escape de reducido tamaño.

La industria auxiliar se encarga de rematar la preparación, utilizándose multitud de piezas del catálogo de los también germanos ABM. Gran trabajo de Impuls, quienes no han dejado ni un detalle al azar para que este dúo pueda lucir igual en una galería de arte o aparcado en una acera.

Texto Tony Soul

Fotos: Philipp Wulk
FICHA TÉCNICA
Modelo de partida BMW K100 1985

Subchasis modificado

Basculante BMW K1100

Amortiguador Wilbers Ruedas 17” BMW R100R (Gatermann)

Ruedas 18” BMW K1100 (Edlinger)

Neumáticos Pirelli MT60RS (Gatermann)

Neumáticos Avon/Pirelli (Edlinger)

Bomba freno delantero Brembo

Bomba freno trasero ABM

Manillar ABM Multiclip

Manetas ABM Synto Evo

Estriberas y pedales ABM

Instrumentación Motogadget

Escape Impuls

Filtro aire K&N

Caja de cambios K1100

Sistema eléctrico simplificado

Batería Linergy

Soporte matrícula y faro Impuls