“Cestus” Goldwing by Cardsharper Customs

Cuando pensamos en una Honda Goldwing tenemos dos posibilidades: el modelo original de los 70 que dividió opiniones y el Goliat más propio de los 80 y 90. En todo caso, la Goldwing siempre fue considerada muy grande y muy potente. La tourer de lujo de Honda recibe hoy un nuevo concepto: El Cestus by Cardsharper Customs.

La Goldwing es un titán, un coloso de las dos ruedas, una bestia de más de 400 kilos con altavoces, asiento completo para el pasajero, marcha atrás y hasta aire acondicionado…en una moto…. Por ello nos ha sorprendido, muy gratamente, encontrar la Cestus; una Goldwing de 1975 devuelta a la gloria de su época como una café racer despampanante, ligera y bella.

El taller polaco se vio sitiado por el coloso japonés, el dueño quería una cafetera, pero en Cardsharper no estaban dispuesto a limitar todo el diseño de la moto a un solo estilo. Se ofreció una alternativa más agresiva, ágil y robusta. El punto de partida fue el depósito de una CBX550 que fue cortado e instalado en el chasis. Resultó ser un gran acierto para la línea general de la motocicleta. La clave era alejarse todo lo que fuera de las preparaciones pesadas y poco inspiradas de las Goldwing que suelen verse.

Desde un primer momento, la Cestus cautiva. Su perfil bajo y deportivo, las tomas de aire en el lateral del depósito y ese motor cuatro cilindros que sobresale a ambos lados del chasis destruye, a falta de un verbo más contundente, el perfil acostumbrado de una Goldwing. A grandes rasgos, la Cestus es rompedora pero tampoco está necesitada de detalles. Los semimanillares acabados en intermitentes y el reducido faro son el contrapunto minimalista que necesitaba. El asiento en cuero negro y el colín bien ensamblado en prolongación del depósito hace de esta angulosa superbike una delicia.

Rompiendo con la estética racer está ese reloj digital incrustado en la parte alta del falso depósito, recordemos que la Goldwing tiene la gasolina bajo el asiento y la entrada de combustible en el colín. El perfil del neumático y las llantas de radios concuerdan de forma magistral con los ángulos de la estructura.

No sabemos si la moto se hubiera visto más favorecida en otros tonos. Sin embargo, el azul sobre blanco del depósito y colín junto a los negros del chasis, motor y asiento y el dorado de las llantas consiguen una combinación irresistible.

Texto: Enrique Alpuente

Imágenes: Micha? W?grzynek

https://revivalofthemachine.com/blog/wp-content/