Turbo Ducati 860GT Racer by Hazan Motorwork

Si no os suena el nombre de Max Hazan debéis saber que, si hubiera un Paseo de las Estrellas del Custom, él tendría una. En humilde paralelismo, Revival of the Machine dedicó la portada de su número 1 a Hazan y su Musket. Más de un año después volvemos a hablar con Max para traeros su Ducati 860GT de 1978.

Desde su taller en Los Angeles, Hazan Motorworks crea algunas de las preparaciones más limpias y características del planeta. En esta ocasión ha lanzado algo realmente curioso al meter un turbo a la Ducati del 78. Incorporar un turbo a una moto no es sencillo, más aún cuando la base solo arranca a patada. Hizo falta revolucionar todo el sistema para hacerlo operativo.

“Puede que sea un poco ‘Fast and Furious’ pero es ********** guay cambiar las marchas a la moto escuchando el sonido del turbo mientras sientes su empuje. Ese sonido fue una de las razones para hacer la moto”, cuenta Hazan.

Después de tres reconstrucciones del motor, dos turbos de distinto tamaño, hacer el embrague hidraúlico, tres configuraciones del sistema de aceite y dos cambios del sistema de arranque, entre bastantes otros ajustes, la 860GT estuvo lista.

La turbo Ducati monta un embrague pesado, compresión 9:1, un turbo Garrett GT15, carburador Weber DCOE 40, sistema eléctrico de aceite, arranque electrónico Sachse y escapes inoxidables. Todo ensamblado sobre un bastidor recuperado de restos gracias a acero cromado.

Aunque el plan original habría sido modificar solo el motor original, visto la cantidad de modificaciones necesarios fue preferible construir todo el sistema turbo y después armar el chasis a su alrededor.

Según caían las líneas, RM solo pensaba en buscar testimonio en movimiento de ese prodigio y Max sabe que no somos los únicos. Quizá en breves tendremos ese sonido al alcance.

Texto: Enrique Alpuente

Fotos: Shaik Rizdwan