HONDA CX 650 SCRAMBLER

La Honda CX 650, no es una base muy obvia para una Scrambler. Con un chasis de chapa y no tubular, no da mucho juego. Esta CX en concreto se encontraba en un estado lamentable, ya había sido modificada a Cafe Racer por unas inexpertas manos y no había por donde cogerla.

Freeride Motos Racing lo vio claro, una Scrambler que desnudaría al máximo con la idea de resaltar al máximo su característico motor. Para ello se desprendería de todo a excepción del motor y del chasis.

La adaptación del tren de rodaje supuso una cantidad ingente de horas de reflexión, creación, fabricación y mecanizado de piezas de todo tipo; eje de la columna de dirección, ejes de ruedas, casquillos, soportes de pinzas de freno…

En la parte delantera, encontramos una horquilla KTM 950 SM, rebajada y tratada con un revestimiento cerámico negro mate, con unas pinzas radiales Brembo acopladas a una bomba de freno radial PR 19 RCS.

El eje de la rueda, que procede de una 990 Adventure, fue adaptado a la horquilla y al disco de freno de 310mm de diámetro. La llanta de acero inoxidable de 17×3.5’’ se anodizó en negro y en ella se montó un neumático Continental TKC 80 de 120×17.

Con el fin de simplificar y aclarar la parte trasera de la motocicleta, toda la suspensión original, el brazo y el sistema de transmisión han sido retirados y reemplazados. Sin duda, esto supuso el mayor desafío: de hecho, el basculante y el eje trasero fueron reemplazados por un conjunto de una CX 500. Con ello se consiguió una moto mas corta y compacta, pero para ello todo se sustituyó; sistema de amortiguación, chasis, sistema de freno trasero, cojinetes del brazo, cardán personalizado…

El amortiguador es un Showa de una Yamaha R6 adaptado y con un muelle a medida. El freno trasero está equipado con un sistema Brembo completo. El eje trasero es de aluminio mecanizado y sobre el, una rueda de 17×4.25’’ en negro anodizado que monta un neumático TKC 80 de 140×17. Entre las modificaciones del chasis observamos la modificación del sistema de amortiguación para adaptar un sistema PDS que equipa KTM cross y un subchasis en donde se alojan las luces led traseras.

La elección de mantener la línea del tanque original no fue simple. Este se modificó por completo; los lados se cortaron para revelar los carburadores y las culatas, se levantó en su parte trasera y su capacidad se vio reducida para ocultar debajo de el, toda la parte eléctrica: batería, centralita, relés…

La base del asiento, de skai marrón, confeccionado por Kabuki, es de aluminio y alberga el regulador, el único componente eléctrico que no se coloca debajo el tanque.

El motor se desmontó completamente y se pintó en negro satinado, con un efecto granulado en contraste con otras pequeñas partes, como los logos y toda la tornillería que en cambio fueron pulidos.

Una de las partes principales de la motocicleta es el escape de acero inoxidable, el cual fue totalmente fabricado a mano en casa y equipado con un silenciador Leovince colocado debajo del motor.

El sistema eléctrico está hecho a medida, con un encendido por contacto M-Lock de la casa Motogadget, un velocímetro Velona y un faro led coronado por una placa con el número de Fabio, el propietario y piloto de supermotard internacional, que no pudo ver el proyecto hasta una vez finalizado. Seguro que la espera mereció la pena, viendo la cantidad de detalles y los acabados de esta CX 650 Scrambler, que si no es porque nunca existió, diríamos que parece sacada de fábrica.

Freeride Motos Racing sitio web / Instagram

Fotos Jean-Luc Bennassis