115 ANIVERSARIO HARLEY-DAVIDSON

Harley-Davidson escogió la ciudad de Praga para celebrar el 115 aniversario de la marca y para demostrar al mundo que siguen siendo los reyes en cuanto a movilización de incondicionales de una marca se refiere. Se habla de mas de cien mil visitantes.

Solamente cuatro medios de España, fuimos los invitados para cubrir un macroevento que prácticamente anegó la ciudad de Praga del 5 al 8 de julio con visitantes y motos llegadas de todas las partes del mundo, de lugares tan lejanos como Japón, la India o incluso Fiyi.

Nada más aterrizar en la República Checa, y sin apenas tiempo para pisar el hotel, nos esperaba un autobús que nos llevó al concierto de The Rolling Stones —al que la marca tuvo el detalle de invitarnos aprovechando que la banda se encontraba de gira por la ciudad—. ¡No podíamos comenzar mejor!

 

Al día siguiente, era el momento de pisar el recinto del evento y de conocer en primera persona a Karen y a Bill Davidson, los bisnietos del cofundador William Davidson, pero antes de asistir a la esperada apertura de puertas, una visita a Staropramen. La cerveza checa es conocida mundialmente y Staropramen es una de sus marcas mas idolatradas. Aprovechamos nuestra estancia en Praga para visitar su museo y hacer una cata de sus diferentes variedades, mientras degustábamos productos típicos de la zona.

Entre espectáculos de stunt, acrobacias, saltos en moto y conciertos de bandas importantes —como The Picturebooks o The Hives—, había multitud de puestos que se erguían con el objetivo de que los visitantes hiciéramos alguna compra o nos llevásemos algo a la boca.

 

 

También pudimos contemplar múltiples exposiciones de vehículos militares, fotografías, ilustraciones; una colección de Harley-Davidson clásicas, y lo que desde mi punto de vista fue lo más interesante del evento: una exposición de motos personalizadas traídas de diferentes partes del mundo y construidas por preparadores de renombre, como los japoneses Cherry’s Company y Custom Works Zon, o los italianos Punto Di Fuga Motociclette y Abnormal Cycles. Fue un placer ver tanta maravilla junta.

 

Por si todo esto fuera poco, dentro del recinto se celebró el Campeonato Europeo de Muay Thai y, para un aficionado a este deporte como yo, tuve que frotarme varias veces los ojos cuando en el cartel vislumbré la presencia de Buakaw Banchamek —digamos que uno de los mejores de la historia en este deporte, una auténtica leyenda viva—.

 

El desfile de banderas fue otro momento inolvidable, cuando la ciudad quedó completamente paralizada por el paso de miles de motos Harley-Davidson, ante la mirada de la gente de la ciudad, que, entregada, no paraba de saludar y de aplaudir a nuestro paso.

Así fueron mis impresionantes días en Praga celebrando los 115 años de la marca de motos más icónica que existe. ¡Larga vida!