Dirt Track Oldies but Goldies. La disciplina que lo peta.

Y como no podía ser de otra manera… en la última edición del Oldies but Goldies, hemos tenido un circuito de Dirt Track.

La época de las “concentraciones” y los show bikes no es que haya pasado pero sí que, a día de hoy, podemos encontrar otro tipo de reuniones relacionadas con el vintage. Empezaron siendo simples muestras de motos y la cosa fue derivando hacia esas exposiciones en las que se suman el arte, el diseño, la fotografía, etc., hasta el maravilloso día que llegó la competición —en este caso: el Dirt Track—.

Hoy estamos en el Oldies y vamos a saber un poco más sobre los dos organizadores de la parte más competitiva de nuestro evento anual.

Revival of the Machine:Buenas chicos, me han comentado que vosotros sois los organizadores de esta movida. ¿Quiénes sois y cómo os han liado de tal forma?

Alfie Cervera: —¡Hola! Yo soy Alfie, soy francés. Llevo en España 18 años y soy el importador de la marca Mash desde 2014. Hemos montado una tienda en Madrid, una concesión: Heros 66, y tenemos una red de distribución en toda España, unos 55 concesionarios. Aficionado a la moto de todo tipo, mientras tenga dos ruedas me subo y abro gas sin pensarlo.

Mauro Abbadini: —Hola, soy Mauro, titular de Classic Co. Somos un taller de motos, hacemos principalmente motos italianas. Somos servicio oficial Moto Guzzi y, durante los últimos 25 años —desde que llegué a España—, me he dedicado también a hacer transformaciones, motos de carreras y motos especiales.

RM:¿Y cómo habéis acabado aquí hoy rodeados de polvo?

A. C.: Pues nosotros hace mucho tiempo que andamos buscando circuitos de Dirt cerca de Madrid, tenemos uno localizado y es donde nos reunimos y rodamos. En cuanto a este, la dirección de la revista nos llamó y nos ofreció la posibilidad de organizar el Dirt del Oldies junto con Mauro… Evidentemente, le dijimos que sí, que contara con nosotros.

RM:Y por lo que veo está funcionando bien…

A. C.: —¡Sí! Hemos metido 42 pilotos. Muy buen ambiente, la gente disfruta, no paramos de reír… Si te case, te levantas y sigues. ¿Qué más se puede pedir?

RM:¿Qué está pasando en el custom? Cafe Racer, Scrambler y ahora Dirt Track…

M. A.: —Cuando las cosas son bonitas, te diviertes haciéndolas y hay ganas, suceden. Mira nosotros, en el circuito que antes te comentaba Alfie, hemos montado un grupito de gente y, aunque sea un secarral y haya polvo, ahí te pasas la mañana y estás con tu gente haciendo lo que te gusta, que en el fondo es lo que queremos todos. Es bueno que se ponga de moda, porque si no, irías tú solo a derrapar.

A. C.: —Pienso igual. Hoy en día, la gente piensa que con una moto y con muy poco dinero puede pasar de tener un mueble en el garaje a divertirse con sus amigos. Tal vez no puedas homologar esa moto, pero aún puede servir y muy bien. Mira todos los tipos de motos que tenemos en el paddock

RM:Podemos dar la bienvenida pues a la nueva era…

M. A.: Mira… en el segundo Wheels and Waves, en el faro, estaba paseando y vi aparecer cinco Harleys con un montón de dinero encima. Las aparcaron, relucían, cromo, negro, cuero… y, de repente, llegó una Honda Scoopy con llantas lenticulares y con una customización preciosa encima. Acto seguido, tres fotógrafos se fueron directos a la Scoopy dejando olvidadas las H-D y a sus dueños. Ahí me di cuenta de que algo estaba cambiando.

RM:Pues larga vida al Dirt ¡y a lo que venga! Y gracias a vosotros por hacer las cosas con cariño.

A. C./M. A.: —Gracias a Revival por la oportunidad y por este evento.