Old Wine es la nueva creación de Revival of the Machine y Bolt Motor Co. para Hard Rock Hotels

La cadena Hard Rock Hotels se distingue por decorar sus paredes con preciados objetos de las más importantes estrellas del rock. Reliquias de Elvis, Bruce Springsteen, Eric Clapton, The Who… forman parte de su colección. A partir de ahora, podrán contar con un nuevo tesoro, esta vez de dos ruedas y sonido atronador.

La personalidad que adquiere un vino que ha ido envejeciendo en barrica solo se consigue con el paso de los años, lo mismo le ocurre a la base elegida para este proyecto: una vieja FXS Shovelhead de cuarenta años, nada fácil de encontrar en España y que ha sido bautizada como Old Wine.

Mezclar el carácter de uno de los motores más míticos que han salido de Harley-Davidson con componentes high tech es salirse de lo habitual, darle un tortazo a los moldes establecidos; quizás una blasfemia para los puristas. Pero no hay mayor razón para hacer algo que el que te digan que no puedes. Así que, con esa premisa, el equipo creativo de la revista Revival of the Machine comenzó a trabajar en el diseño, con la ayuda de Alberto Caimi y el patrocinio de Harley-Davidson Spain.

La fabricación corrió a cargo de Bolt Motor Co. —sin duda, de los mejores constructores españoles—, quienes desmontaron por completo la moto, sometiéndola a un completo proceso de restauración y modificación para hacer realidad el ambicioso diseño final escogido por Revival.

El motor fue meticulosamente restaurado y revisado (incluyendo retenes, casquillos, juntas, guías, levas y programación de encendido), las velocidades se aumentaron de cuatro a seis y también se mejoraron la carburación y la combustión, añadiendo doble bugía. Se añadieron un sistema hidráulico para el embrague, la tornillería y la carrocería ahora en inox, además del sistema eléctrico, que se renovó por completo con componentes Motogadget.

Tiene amortiguadores Hagon a medida en la parte trasera, horquillas mejoradas, sistema de frenado radial y sobredimensionado de Brembo; escape especialmente pensado para un sonido muy Old School, manillar Renthal, torretas artesanales hechas por Bolt, así como el colín, la careta delantera, la quilla, las estriberas, el asiento o la llanta lenticular, entre otras muchas piezas creadas en exclusiva para este proyecto… El tanque, un BSA Racing de la década de los sesenta.

Estos son algunos de los cientos de detalles que hacen que Old Wine sea una moto única de personalidad arrolladora. Justo como esa botella que, olvidada hace tiempo en la bodega de alguien con buen gusto, ha ido madurando hasta lograr el aroma y sabor perfectos, solo dignos de apreciar por un experto.

El trabajo de pintura, firmado por Rafa García-Cano (experto pintor de cascos de Fórmula 1), es la guinda perfecta para el conjunto. Se trata de una combinación muy elegante en negro, gris y dorado, fruto de la incansable búsqueda de la excelencia por parte del artista, que ha sabido como nadie realzar las formas de una moto que estará expuesta en varios de los hoteles que Hard Rock Hotels tiene en Europa (en Davos, Londres, Ibiza…).

El viaje de Old Wine comenzará con su presentación oficial en el Hard Rock Hotel de Tenerife, y terminará, el otoño de 2019, con un gran broche final: la inauguración del Hard Rock Hotel de Madrid.