SCR950 ‘Chequered’ by Brat Style

La motocicleta vive hoy día de la nostalgia. Añoranza de clásicos, de sensaciones, de libertades y de conquistas. Los moteros quieren vehículos versátiles, de gran estética y grandes prestaciones. El mundo ha cambiado y las marcas lo han entendido. Muestra de ello son las preparaciones, las neo retro y las scrambler que van densificándose en nuestras calles. Ejemplo es la novedosa Yamaha SCR950.2016_yam_ybxvs950xr-abratstyle_eu_custom_sta_010

Recientemente, Yamaha anunció el lanzamiento de la SCR950, la visión scrambler de la japonesa inspirada en las street scramblers de los años 60, para este próximo 2017. Ahora, Go Takamine, apadrinado bajo el Yamaha Yard Built, ha hecho honor a este nuevo espíritu y tomando una de estas SCR950, le ha conferido su personalidad. La ‘Chequered’ ( llamada así por las banderas de cuadros que adornan el tanque) es la primera preparación sobre la base de esta Yamaha.

“Como es costumbre, fabriqué todas las piezas clave: tanque, asiento, guardabarros, tubos de escape y manillar. Quite peso respecto al modelo de stock para hacerla aún más divertida”, afirmó Takamine.2016_yam_ybxvs950xr-abratstyle_eu_custom_det_008

 

A la Chequered se le añadió un manillar más ancho para dotarla de mejor control off-road y un faro más pequeño para dejar un frontal más limpio. Las suspensiones, obra de Works Performance, permite mejor comportamiento en viaje y altura respecto al suelo. Diversos grabados de Brat Style, el asiento de Mauricio Aguilar y su luz de freno (seña de la casa) dan el toque final a esta scrambler.

“La Scr950 Scrambler es la evolución natural de las Sport Heritage. La respuesta al cada vez más común de ir más allá de donde el asfalto termina”, comentó Cristian Barelli, coordinador de Marketing de Yamaha.2016_yam_ybxvs950xr-abratstyle_eu_custom_det_011

 

 

Nacido en Okinawa y residente en California desde hace dos años, Takamine, fundador de Brat Style, tuvo su primera toma de contacto con las dos ruedas al ver cómo los soldados de la base americana, cerca de donde nació, se divertían con sus máquinas en pistas de tierra. Desde la fundación en 1998 de su taller en Tokyo, ha logrado gran renombre por sus trabajos sobre las Yamaha Sr400 y Sr500. El traslado a Long Beach vino motivado por su necesidad artística; necesitaba aires nuevos para poder seguir creando, según afirmó durante el nacimiento de la Chequered.

Texto: Enrique Alpuente

Foto: Yamaha Yard Built