XT by Koolt Creations

¿ y cuándo la podemos sacar?

Subí la cuesta del taller derrapando y liándola un poco, no puedo evitarlo, paré el motor y saludé al mejor soldador de la zona. Me quité el casco y tras dar un vistazo a tubos, máquinas, chasis y varias motos, vi algo que me llamó la atención. Una sábana blanca tapando una moto o lo que parecía una moto, pocas otras cosas podían ser… Sin mediar palabra fui y desnudé eso que estaba oculto de miradas ajenas.
Mis ojos cayeron al suelo y mi boca se abrió contundentemente ante tal espectáculo. 

 

Lo que había debajo era la
XT de Koolt Creations; la que veis en las fotos. Aun con la sorpresa y mirando el nivel de detalle de esta unidad, Chris me dijo: 

Stefan me comentó que no quería que nadie levantara esa lona… 

A lo que yo respondí que eso me importaba un pie y que me daba igual, cómo si quería llamar a la policía. A ver si tendríamos que estar ahí dos horas trabajando y eso tapado sin saber lo que había debajo… vamos hombre.

Tras esa experiencia religiosa y pasados un par de meses, nuestro amigo Stefan de Koolt Creations apareció en la sección The Workshop de Revival. A lo largo de la sesión de fotos tuvimos que esconder la XT, y durante ese rato le repetí unas 50 veces: ¿Cuando la podemos sacar?  Literalmente llevamos conteniéndonos 5 meses a que estuviera terminada, para enseñaros lo que creemos que es un top of the tops del custom nacional. 

Porqué ya sabemos que Stefan es fino, es artesano y hasta aquí lo tiene todo para ser un buen builder. Pero si además de todo esto eres un pro rider de BMX y encima eres videomaker para GoPro; sus motos no solo pueden ser bonitas, sino que deben funcionar como verdaderos misiles. 

La que hoy os traemos, es una street tracker de altísimo nivel y su propietario; un puto loco. Y así lo demuestran las insultantes fotos de Javi Echevarría. Unas fotos donde se han unido las destrezas de dos profesionales, cada uno en su campo. Uno haciendo el animal con una moto que ha construido él mismo, y el saber hacer de uno de los fotógrafos más top de la escena. Vamos a averiguar algo más de esta tracker. 

Tras subir hace dos años al Wheels, Stefan se quedó
alucinado con la movida y en ese instante decidió que quería una moto para meterse de cabeza, en uno de los pocos palos que este rider no es experto; el dirt track. Tras llegar a
Barcelona de nuevo, compró un proyecto a medio  terminar. Quería una moto barata y efectiva para rodar en óvalos lo antes posible. Al poco de empezar pero, se dio cuenta que la moto no sería ni barata, ni rápida de terminar. Así que decidió empezar de cero y hacer la moto que quería con las especificaciones de Dirt Track totales. Al año siguiente para el Wheels… todavía no estaba ni lejos de terminarse. Han pasado casi dos años, pero el resultado, os aseguro que vale mucho la pena. 

Así que como casi siempre se empieza, y tras sanear el chasis, Stefan cortó toda la parte trasera y vino la tarea de buscar un depósito para alimentar el duro motor de XT. Tras mirar en los sitios habituales, vio algo que lo iluminó; un monocasco de Bultaco Lobito. Todo en fibra con un puente del depósito que encaja muy bien con la espina superior del chasis de la XT. Una vez encontrado el ángulo perfecto de ataque, Stefan diseñó el subchasis para que se adaptara a la parte trasera del monocasco. Este se modificó un poco en su parte final para conseguir la redondez con la que termina. 

Pero no todo es la estética y más en una moto que su creador exige que funcione perfectamente. El tren delantero es de R6, menos la tija superior que es en CNC diseñada por Stefan. 

El amortiguador trasero es el de origen
revalvulado. Los estribos provienen de una KX con unos soportes nuevos artesanales. Mucho trabajo con casquillos, adaptando la pinza de freno trasero y con los ejes de las llantas, que como no, son de 19 pulgadas. Para el motor se prefirió no sobrepotenciar, anda más suelto tan solo con un filtro abierto y unos colectores más anchos artesanales firmados por Christoffer Martensson. Magura aportó la bomba de freno, manillar y el kit para convertir el embrague en hidráulico.

Y tras algunas dificultades eléctricas al final del
proyecto (una gotera arruinó el CDI), la moto arrancó para romper de un bofetón lo que pensabas que podía sacarse de una XT. La simpleza de las unidades de este builder es asombrosa y la elección de ese monocasco aún potencia más el minimalismo del acabado. Que junto a la mascara artesanal en carbono, nos entrega una pieza casi de museo.
Solo pide que haya un desierto cerca de ese museo, porque que cuando nadie esté mirando, Stefan la pondrá a tope, que es para lo que está hecha. 

Una “cosita” que es imposible que no te guste. Una moto sin tonterías, donde fluyen las líneas amablemente de principio a fin y que, como podéis comprobar, va que flipas. 

Gracias por la frescura que aportas. 

AUTOR:  Xavi Dynamische

AUTOR FOTOGRAFÍA: Javi Echevarría

Categorías Revival